10/07/2017

A la guerra con un alfiler

Desafiando el acuerdo del justicialismo local, Leandro Migliori juega la heroica de ir por una banca en el Concejo con un partido propio.

Cuando se logra desmalezar el tupido relato que a borbotones surge en la presentación del candidato, dos cosas quedan bien claras: Una, que su zigzagueante andar por las agrupaciones del PJ local lo ha dejado más herido a él que a sus antiguos aliados; y dos, que a pesar de tener que “remarla” por su cuenta con una estructura bien modesta, no le temblará el pulso para enfrentarlos y pelearles los votos para tratar de recuperar su banca en el Concejo.

Migliori, quien llegó al Concejo en 2011 como cabeza de la lista que condujo a Ezequiel Bolatti a la Intendencia, cuenta con un valor que para estas elecciones puede resultar valioso: su tránsito inquieto por el cuerpo legislativo no pasó inadvertido, siempre propició el debate y se encargó de cuestionar cada decisión que consideró incierta, aspectos que serán vitales recuperar para mejorar la calidad del trabajo parlamentario local.

Si bien la estrategia de fragmentar a la oposición en múltiples opciones pueda terminar beneficiando al oficialismo, Migliori no especula y confía en que el votante local elegirá a la persona sin importar su pertenencia partidaria. “Somos una opción más”, dice mientras vuelve a denostar a la flamante alianza justicialista calificándola como un acuerdo con fines económicos y recalcando que nada tiene que ver él con esa gente que pierde el sueño por llegar al Concejo.

Al amparo del padrinazgo político de Luis Rubeo, quien también puso distancia de la estructura tradicional del PJ santafesino, Migliori logró armar un potable equipo de trabajo, conformado por gente comprometida con la ciudad con ganas de ofrecer su experiencia. Aunque la patriada parece cuesta arriba, nada les quita el gusto de dar batalla.